NUEVAS MAQUINAS EN SAMSARA

Recientemente hemos añadido a nuestro estudio estas máquinas REDCORD para la realización de novedosas clases y ejercicios 

QUE ES EL METODO PILATES

 

El método Pilates no es sólo una disciplina deportiva, está considerado una disciplina "cuerpo-mente", es decir, nos ayuda a trabajar el cuerpo a través de la mente.

Nos enseña a movernos de la manera adecuada, evitando las sobrecargas musculares y los sobreesfuerzos articulares.

 

Es un método muy eficaz en la recuperación de lesiones a través del movimiento. Así mismo, es una práctica muy beneficiosa en el embarazo y en el post-parto.

 

Puede Practicarse a cualquier edad y con cualquier forma física. Sus beneficios inciden directamente sobre el aumento del movimiento articular, sobre la elasticidad, el equilibrio, la coordinación, la mejora postural, tonificación muscular...

 

 

 

Horario Completo:

De 9 a 21hrs.

Elige la mejor hora del día para dedicarle a tu cuerpo

Pilates para fortalecer el suelo pélvico, sí o no?

 

Entrevista a Mercedes Delgado publicada en "EN SUEO FIRME" en febrero de 2016

 

Si quieres saber si realmente los ejercicios de Pilates para fortalecer el suelo pélvico son eficaces y si el método Pilates puede ser perjudicial para tu suelo pélvico, sigue leyendo nuestra entrevista a toda una experta con más de veinte años de experiencia como Mercedes Delgado, responsable del centro Pilates Sámsara, fisioterapeuta y profesora certificada en el método Pilates.

 

Sin más, os dejamos con la entrevista.

 

Desde que escribimos el artículo titulado Descubre cuándo los ejercicios de Pilates son perjudiciales para tu suelo pélvico hemos recibido muchos comentarios en torno a la cuestión de si está comprobado o no que el método Pilates sea beneficioso para el suelo pélvico y nos parecía que debíamos dejar en manos de alguien experto la aclaración de estas y otras dudas.

Mercedes, como experta, puedes explicarnos en qué consiste el método Pilates. ¿Cómo surge el denominado Pilates? ¿Ha habido alguna evolución desde que surgió este método?

 

El método lo desarrolla Joseph Pilates, y en un principio es una disciplina gimnástica, acompañada por la respiración y la correcta alineación de la pelvis y de la columna.

 

El método clásico apenas ha evolucionado y se mantiene fiel a la disciplina que ideó Pilates, pero a lo largo del tiempo, el método ha ido cambiando, se ha ido adaptando a los avances que han tenido lugar en el estudio de la fisiología articular y el comportamiento de las estructuras del conjunto del cuerpo.

 

A raíz de producirse el estudio del movimiento como terapia, fueron surgiendo diversas escuelas que se han ido separando del método original.

 

¿Qué es el Stott Pilates y porqué decidiste formarte en esta variante del método original de Joseph Pilates?

 

Stott Pilates es una escuela que tiene muy en cuenta la concepción del movimiento como un elemento terapéutico, que preserva la fisiología articular y los patrones de movimiento normales.

Cuando decidí hacer la formación en Pilates, compañeros del hospital donde trabajaba como fisioterapeuta me hablaron muy bien de Stott Pilates y decidí comenzar la formación.

Fue una decisión muy importante que me cambió la vida.

 

En un principio, ¿la musculatura del suelo pélvico estaba integrada en las rutinas de ejercicios del método Pilates?, es decir, ¿había conciencia de esta musculatura, de su importancia y trabajo en equipo con el “core”, con el “powerhouse”?

 

El método original sí contempla la contracción del suelo pélvico, pero es cierto que en la época de J. Pilates se sabía mucho menos que ahora sobre el suelo pélvico y sobre su importancia a nivel funcional.

 

Pilates para reforzar suelo pélvico

Una clase multitudinaria, en la que la gente entra sin conocer los principios básicos, en la que el profesor no conoce las posibles patologías de los alumnos, donde no se realiza un análisis postural de cada alumno, donde no se planifican los objetivos para el alumno, donde es imposible corregir la postura y el desarrollo del ejercicio… ¡eso no es Pilates!

 

Háblanos del “powerhouse”, ¿qué es? ¿por qué es tan importante? ¿qué beneficios obtenemos de su entrenamiento?

 

El core, powerhouse o en español faja abdominal, está formado por el transverso del abdomen, los multífidos, la musculatura del suelo pélvico, y un músculo bastante olvidado, el diafragma.

 

Podemos añadir a este grupo de músculos los oblicuos internos o menores del abdomen, los oblicuos mayores o externos y el recto abdominal.

 

Estos últimos músculos, los rectos, son los menos importantes a nivel de estabilización y de gestión de presiones, aunque son a los que equivocadamente más importancia se les da, ya que son los más externos y los que más se ven (la famosa tableta de chocolate).

 

La faja abdominal es la encargada de estabilizar nuestra zona central, mantiene las vísceras en su lugar, y nos permite tener una postura y una respiración adecuadas.

 

Es fácil pensar entonces, que una faja abdominal que no realiza correctamente su función va a provocar una serie de alteraciones en nuestra postura, en nuestra biomecánica y en nuestra gestión de la presión abdominal y pélvica, que a su vez, producirán alguna patología con el tiempo.

 

¿Por qué es tan importante la corrección postural en muchos de los ejercicios que se practican en Pilates? ¿Hay posibilidad de lesión, si no a corto, a largo plazo si no se practica respetando las posturas adecuadas?

 

Partimos de la base de que, si no hay una posición adecuada, el movimiento no va a ser correcto y puede terminar siendo lesivo.

 

 

 

Si nuestros músculos estabilizadores no se activan antes de empezar a movernos, el movimiento no será el adecuado, y con el tiempo puede llegar a ser lesivo.

 

En tus clases has integrado los ejercicios hipopresivos junto a la rutina de ejercicios propios de Pilates, ¿por qué? ¿Qué beneficios aportan? ¿Cómo se complementan con el entrenamiento de Pilates?

 

Antes te he comentado que el Pilates me cambió la vida y los hipopresivos cambiaron mi enfoque en el trabajo dentro del mundo del Pilates.

La importancia de la realización de hipopresivos radica en que aproximadamente el 80% de las fibras de nuestra faja abdominal son fibras tónicas, es decir estructurales o de sostén, y su contracción es involuntaria.

Es decir, no sirve de mucho trabajar la faja abdominal como si tuviese fibras de fuerza, al revés, provocaremos un aumento de la presión a nivel abdominal y pélvico y seguiremos teniendo una faja abdominal incompetente.

 

Lo que nos aportan los hipopresivos es la activación involuntaria de nuestra faja abdominal.

Como su nombre indica, disminuyen la presión en la cavidad torácica, abdominal y pélvica, lo que supone un beneficio inmediato para nuestras vísceras y para nuestro suelo pélvico, por no hablar de los beneficios a nivel hormonal, postural y respiratorio.

 

Realizando hipopresivos reprogramamos nuestra faja abdominal para que sea capaz de activarse de manera involuntaria cuando sea necesario.

Los hipopresivos están contraindicados en personas con hipertensión arterial, con cardiopatías graves y en mujeres gestantes.

 

Estas personas, sin embargo, sí pueden realizar las posiciones hipopresivas, aunque no deben realizar los ciclos respiratorios con apneas.

 

¿Qué diferencia existe entre el Pilates Mat o suelo y el Reformer?

 

Ejercicios Pilates suelo pélvico

 

En realidad, no existe ninguna diferencia.

Los principios básicos del método Pilates son los mismos, se trabaje en el suelo o en una máquina.

Digamos que la diferencia se marca en el lugar donde se realice, es decir, si realizamos Pilates suelo en un estudio, en clases con grupos reducidos, el trabajo y el beneficio del método serán los mismos que si trabajamos con ese grupo reducido en una clase de Pilates con máquinas.

 

Si, por el contrario, el Pilates suelo se realiza en una clase multitudinaria (gimnasios, polideportivos, centros culturales, etc.) podríamos decir que no estamos haciendo Pilates.

 

¿Qué opinas de las clases colectivas de Pilates suelo en gimnasios con un solo profesor/a y diez, quince o veinte alumnos practicando los mismos ejercicios con las mismas intensidades y cargas?

 

Casi ya te he contestado en la pregunta anterior.

Una clase multitudinaria, en la que la gente entra sin conocer los principios básicos, en la que el profesor no conoce las posibles patologías de los alumnos, donde no se realiza un análisis postural de cada alumno, donde no se planifican los objetivos para el alumno, donde es imposible corregir la postura y el desarrollo del ejercicio… ¡eso no es Pilates!

 

Es más, es muy posible que alguna persona se lesione acudiendo a estas clases colectivas de “Pilates”.

Me molesta bastante que se utilice el nombre de Pilates para ese tipo de clases y que puedan ser impartidas por profesores multitarea que igual dan una clase de Spinning o de Zumba o de “Pilates”.

 

¿Qué máximo de alumnos admites en tus clases? ¿Por qué?

 

En mi estudio las clases son como máximo de seis personas.

Considero que, para poder controlar, corregir y dar el trato adecuado a cada alumno, ese número no puede ser mayor.

Para casos especiales, en los que la persona no puede estar en una clase colectiva debido a alguna patología, nos decantamos por clases privadas.

 

¿Piensas que la práctica de Pilates puede conllevar algún riesgo? ¿En qué casos lo desaconsejarías? ¿Cómo se podrían evitar esos riesgos?

 

Yo no desaconsejaría hacer Pilates en ningún caso, pero, me refiero a hacer el tipo de Pilates que impartimos en mi estudio, es decir, un Pilates bastante modificado con respecto al Pilates clásico e incluso al de Stott Pilates.

 

Se trata de ir estudiando, aprendiendo, observando, evolucionando para conseguir lo mejor para la salud de nuestros alumnos.

El método Pilates se pude adecuar a cada persona y, por tanto, aunque existan patologías, siempre podemos personalizar los ejercicios para que todo el mundo pueda practicarlo y disfrutar de sus beneficios.

 

¿Recomendarías la práctica de Pilates para fortalecer el suelo pélvico a alguien con debilidad de esa musculatura?

 

En primer lugar, aconsejaría a esa persona que acudiera a un profesional del suelo pélvico, para obtener un diagnóstico adecuado.

 

Hay problemas del suelo pélvico que requieren un tratamiento específico de manos de un fisioterapeuta especializado en este tipo de patologías.

Aunque yo soy fisioterapeuta y tengo formación en suelo pélvico, en mi estudio trabajo más desde el campo de la prevención que del tratamiento.

 

Una debilidad del suelo pélvico es algo muy frecuente en mujeres que han tenido hijos, en mujeres pre y postmenopáusicas, en corredoras, en mujeres que pasan muchas horas de pie o sentadas, etc.

Gran parte de las mujeres que acuden a mi estudio son candidatas a sufrir algún problema en su suelo pélvico y ahí es donde se centra nuestro trabajo, en intentar que sean conscientes de la importancia de tener un  suelo pélvico sano, así como enseñarles a mejorar su postura a través del Pilates y de los hipopresivos, a reprogramar su faja abdominal y, en definitiva, a mejorar la calidad de vida a través de la prevención.

 

Por supuesto, a los hombres que acuden a mi estudio también les hablamos de suelo pélvico y de la importancia de la faja abdominal, ya que a ellos también les afecta tener una faja abdominal incompetente.

 

No tanto a nivel de su suelo pélvico, ya que anatómicamente es diferente al nuestro, y no tienen hijos ni menopausia, pero sí a nivel de gestión de fuerzas intraabdominales, ya que éstas pueden causar hernias discales, inguinales y abdominales y esto sí se produce en mayor proporción en hombres que en mujeres.